22 ago. 2012

Datos, información y conocimiento

Ayudémonos con con dos ejemplos muy sencillos adaptados a nuestro medio, el primero está relacionado con la cotización de la bolsa; supongamos que tenemos algunos ahorros y queremos realizar operaciones de compra y venta de acciones. El segundo es caso es un ejemplo que se presenta en el aeropuerto donde estoy esperando el vuelo que se dirige a Quebec, Canadá.

Los datos son acaecimientos físicos, partes de la realidad, susceptibles de transportar cierta información, pueden ser considerados como soporte físico de información, no necesariamente incluyen opiniones ni interpretaciones; por ejemplo el nombre de un cliente, el importe de una factura, la temperatura del tiempo, etc. Podemos decir entonces que dato es igual a soporte físico de información; son sencillos de interpretar, estructurar, cuantificar y transferir. Existen datos convencionales o naturales, el número de la tarjeta de crédito es un dato convencional, las nubes de aspecto oscuro grisáseo antes de la tormenta son un ejemplo de dato natural.
Continuando con el ejemplo de la bolsa de Valores, cada conjunto de caracteres alfanuméricos mostrados por esa organización podrían ser considerados un dato, por ejemplo BCR+1.25. En el caso del aeropuerto; los datos serían cada uno de los caracteres que se muestran en el monitor de información de la sala de abordaje, donde están los horarios de salida, por ejemplo Quebec: 8:45/10.
Los datos permiten entre otras cosa detectar correlaciones o patrones entre ellos que aparecen en los registros que conforman el sistema, para que posteriormente, de una manera intelectual, alguien pueda decir si ese patrón coincide o no con alguna genuina relación semántica.

La información debe ser identificada como el contenido semántico de los datos; en este sentido la información no posee una naturaleza física o natural, como sucede con los datos, sino una naturaleza conceptual. En el contexto de las organizaciones lo que permite que un dato transporte cierta información es la existencia de un código o clave de codificación que le asocia cierto contenido informativo.
La información no depende de los receptores sino de la clave de codificación que pone en relación el dato y aquello sobre lo que éste informa. Podemos decir entonces que información es igual al contenido semántico del dato, derivado de una clave de codificación (dato + clave de codificación)
Aclarando los ejemplos anteriores; en el caso del dato señalado anteriormente, como proveniente de la Bolsa de Valores, BCR+1.25 y la información que transporta ese dato, es que las acciones de la entidad bancaria conocida por las siglas BCR  han subido 1.25% y ese conjunto de caracteres informa eso gracias a la existencia de una clave de codificación que conecta la aparición de esos caracteres con el hacho de que la cotización del BCR ha subido 1.25%. Cada vez que veo ese dato en el web de la bolsa, doy por cierto que se ha producido esa subida.
En el caso del aeropuerto el dato coincide con la disposición concreta (Quebec 8:45/10) en los monitores de la sala de abordaje. La información que transporta ese dato, es que el próximo vuelo con destino a la ciudad de Quebec sale a las 8 con 45 minutos por la puerta #10. Ese grupo de caracteres informa eso gracias a la existencia de una clave de codificación que concta la aparición de esos caracteres, con el hecho de que el próximo vuelo a Quebec sale a las 8:45 por la puerta #10.

En cuanto al conocimiento; son varios los preceptos filosóficos que han intentado dar respuesta a esa pregunta. Aquí no vamos a revisar definiciones alternativas, vamos a partir de que el conocimiento es un estado mental que posee un individuo y que posee características propias; a partir del proceso de asimilación o metabolización de información, de modo que el contenido semántico de esos estados mentales coincide con la información asimilada y además actúan de guía en las acciones y las conductas de ese individuo; en otras palabras que rigen la toma de decisiones que el sujeto pueda realizar.
Entonces conocimiento es igual a estados mentales del individuo construidos a partir de la asimilación de información y que rigen las acciones del propio  sujeto. El conocimiento además es el factor crítico que permite la asimilación de nueva información y la creación de nuevo conocimiento que se reestructura continuamente por entradas de nueva información asimilada.

Recuperando los dos ejemplos anteriores vemos cómo funcionan los episodios en los que se ve involucrado el conocimiento. En el caso de la web dedicada a la bolsa, el conjunto de caracteres alfanuméricos BCR +1.25 que aparece en la pantalla es el dato, la información que transporta ese dato indica que las acciones del BCR han subido 1.25% Ahora como sujeto cognoscente mediante la percepción de ese dato y con el conocimiento previo de la codificación que encierra, puedo asimilar la información que este dato transporta y adquirir el conocimiento de que la cotización  del BCR ha subido 1.25% La adquisición de ese conocimiento me permite además, planificar mi conducta y mis acciones. Puedo decir por ejemplo que debido a la subida es un buen momento para vender los títulos de esa entidad bancaria que poseo desde hace varios años.
En el ejemplo del aeropuerto el datos es (Quebec 8:45/10) mediante la percepción de ese dato y con el conocimiento previo de la codificación que encierra, puedo metabolizar la información que ese dato transporta y aquirir el conocimiento que el vuelo para Quebec sale a las 8:45 por la puerta #10. Esa adquisición me permite tomar decisiones y orientar mis acciones. Por ejemplo, en vista que queda una hora para la salida del avión puedo ir a la cafetería a tomar un refrigerio y echarle una ojeada al periódico del día.

Además de lo anterior hay que considerar la experiencia y la verdad como fuentes de conocimiento y por último no podemos pasar por alto el territorio de los valores; los valores determinan el background que rige nuestras acciones nuestra manera de conocer y nuestro conocimiento.
Dentro de este esquema la información se convierte en conocimiento a través de procesos humanos y sociales de captación, elaboración y comprensión. Esos procesos se realizan tanto en el proceso individual como corporativo. No debemos extrañarnos que sea más difícil gestionar el conocimiento que la información  ya que el conocimiento implica esencialmente a personas y sus complejos procesos internos cognitivos como la similación, el análisis y el aprendizaje.

Tomado de Pérez Montoro. Gestión del conocimiento en las organizaciones. TREA, 2008.

No hay comentarios:

Directorio Blogger