29 ago. 2013

Viejas propuestas de liderazgo vigentes hoy día.

Los tiempos están cambiando; no obstante algunas de las viejas propuestas relacionadas con el buen liderazgo, siguen vigentes; por tanto son apropiadas para nuevos liderazgos, entre ellas las siguientes:

La Búsqueda del equilibrio entre la razón y la emoción. Los líderes, en su práctica diaria, se han sostenido en la racionalidad como instrumento para convencer y argumentar, porque la argumentación es la base de la razón y también de las decisiones a tomar. La emoción que en tiempos pasados era mal vista, ahora es excesivamente bien vista. Los nuevos liderazgos sabrán encontrar el equilibrio entre aspectos racionales y los componentes emocionales.

Liderazgos asentados en valores. Los valores siempre han estado considerados en la actuación de los líderes; pero en la época actual en la que la moralidad y la ética están ausentes en muchos sectores de la sociedad, el reclamo insistente de los valores es una cuestión recurrente. Si se comparan entre si páginas corporativas en las que los valores están presentes, se observa que los valores en unas y otras son muy similares; según  Carlos Moreno, la diferencia está en "cómo se aplican esos volores en cada una de las empresas" cómo se llevan los valores a la práctca. Un buen liderazgo tiene que ser ético, existen ciertas líneas que un buen líder no debe traspasar, si quiere estar dentro de una actuación ética. ¿Cuáles son esas líneas, quién las decide? En definitiva son los líderes, porque son ellos quienes mejor las conocen; surge el elemento del autoconocimiento. La ética es un paso más allá de la ley, no hay obligatoried y en todo caso, la obligatoried viene señalada por el deber moral.

Líderes relacionales. Los líderes tienen que establecer, cuidar y fortalecer vínculos con sus seguidores, con todas las partes implicadas con su organización y con la sociedad donde ejercen su liderazgo. El tiempo dedicado a los otros es clave, un tiempo bien distribuido entre todos aquellos que son la razón de ser del liderazgo, prestar atención a lo que el colaborador más inmediato dice, saber agudizar la vista y el oído para saber cómo se mueven los vientos y reorientarlos en la dirección deseada. Establecer puentes de concordia y propiciar acuerdos y consensos. Establecer relaciones también implica dar cabida a la participación, dejar que otros tengan oportunidades.

Lideres humanistas. El ejercicio del liderazgo tiene cuatro pilares específicos de la condición humana; dignidad, respeto, diversidad y justicia. La dignidad humana no puede ser violentada, (burla, acoso, desprecio) la dignidad es consustancial a la persona y nos lleva al respeto que todo ser humano merece. Por otro lado uno de los aspectos más sensurados por las empresas es la injusticia por parte de los líderes, de modo que los líderes no pueden ser ajenos al principio de justicia social.

Líderes comprometidos con el trabajo y con su mismo liderazgo. Son comprometidos con las personas que les rodean a diario, con su equipo, con la empresa como un todo y con la sociedad. Es un compromiso visible, en otras palabras son líderes ejemplarizantes. Que los demás vean cómo se esfuerza el líder, cuál es su nivel de apasionamiento. Solo así se gana la credibilidad necesaria para seguir adelante.

En síntesis los tiempos actuales resultan apasionantes para el liderazgo, son muchas las interrogantes que plantea la realidad social, política y económica, los tiempos están cambiando aceleradamente y la conceptualización de un buen liderazgo está en cada uno de nosotros y en la sociedad en conjunto, porque el fin de un liderazgo abre el horizonte a nuevas maneras de afrontar esta cuestión. Un desafío complejo y esperanzador.

Esto es un extracto de: Moreno, Carlos M. Del viejo al nuevo liderazgo. En: Harvard Deusto Business Review. Julio-agosto de 2013. Pag.60

No hay comentarios:

Directorio Blogger