20 sept. 2008

León Tolstoi. Amo y criado.

Estoy leyendo “Amo y criado” de León Tolstoi, (1828-1910) Uno de los mejores escritores de todos los tiempos, ruso, de origen alemán, aristócrata que gozaba de excelente posición económica y social en aquella época.

Durante su juventud llevó una vida algo tormentosa y desordenada. Según cuenta el propio Tolstoi en "Adolescencia" a los dieciséis años carecía de toda convicción moral y religiosa, se entregaba sin remordimiento a la ociosidad y a los vicios, tomaba grandes cantidades de alcohol, jugaba dinero a las cartas sin descanso y obtenía con envidiable facilidad los favores de las mujeres. Regalado por esa existencia de estudiante rico y con completa despreocupación de sus obligaciones, vivió algún tiempo tanto en la bulliciosa ciudad de Kazán como en la corrompida y deslumbrante urbe de San Petersburgo.

Al salir de la universidad en 1847, se retiró de la ciudad y se refugió entre los campesinos, sufriendo su conciencia una profunda sacudida ante el espectáculo del dolor y la miseria en que vivía esa gente. A raíz de esta descorazonadora experiencia, concibió la noble idea de consagrarse al mejoramiento y enmienda de las opresivas condiciones de los pobres, pero aún no sabía por dónde empezar. De ahí que optó mejor por ingresar al ejército, donde terminó de confundirse entre el panteísmo y el desprecio por la vida y por la muerte.

Cuando sale del ejército decide dedicarse a escribir. Crea un periódico que se convierte en instrumento o trinchera para luchar a favor de la libertad de expresión y atacar la iglesia ortodoxa, especialmente por la superficialidad y estilo de vida de sus líderes.

Yo me interesé en Tolstoi luego de un viaje que hice a Moscú en el año 1988, al visitar el museo que conserva los manuscritos de “La guerra y la paz” Su obra por excelencia. La que lo llevó al apogeo como escritor. Ahí me enteré que Tolstoi había vivido los últimos años de su vida compartiendo casi todo su tiempo con los pobres, campesinos, predicando con el ejemplo su doctrina de la pobreza, trabajando como zapatero durante varias horas al día y repartiendo limosna. Muy distanciado de su familia, que no podía comprender estas extravagancias, se abstenía de fumar y de beber alcohol, se alimentaba de vegetales y dormía en un duro catre.

Contrario a lo que sucede con “La guerra y la paz” "Amo y criado" es una obra corta (65 páginas) y llana, en la cual el autor expone de modo claro y conciso el giro admirable de su vida, para entonces. Una vida basada en valores y principios de aceptación universal. Trata sin temor las desigualdades sociales y clama por la liberación de los odios individuales y por la adopción de modelos de vida dictados por la conciencia de cada uno.

El autor personaliza dichos valores en los dos personajes principales de la obra Vasili y Nikita, el primero representa la opulencia, los vicios, la explotación, enriquecimiento ilícito y el abuso sin límites: el segundo encarna el antimaterialismo, la perseverancia, la honestidad y el buen carácter. Un tercer personaje es el Bayo, caballo que les lleva en el recorrido, identificado con los medios que usamos en la vida para el logro de nuestros propósitos.

Vasili es un hombre de alcurnia (representa al autor en su años mozos) mientras que nikita es un criado que se levantó del alcoholismo, honesto, piadoso, trabajador, ameno y excesivamente humilde (representa al autor en la época de su maduréz)

Amo y criado es una obra donde el autor enfrenta su vida de jóven con su vida de adulto con la clara intención de crear conciencia sobre aquellos principios con que él se identifica en el ocaso de su vida (moralidad, caridad, justicia, sensatez, amor al prójimo, etc.)

La historia termina en que Vasili muere; pero antes reflexiona sobre su dinero, su tienda, su casa, las ventas, las compras, la explotación y los millones que se acaudalan en la vida para nada. No entendía como todas aquellas cosas lo habían distraído en su paso por este mundo y se da cuenta que su identidad con la de Nikita. Muere con la satisfacción de entender estas cosas antes de su partida de este mundo. Nikita sobrevive en una clara alusión a la permenencia de los valores que deben perdurar por siempre. Del Bayo no me pregunten, también nuere.

Tolstoi se vale de esta obra para llevar un mensaje de esperanza a la humanidad, específicamente en relación a todas aquellas personas que van por la vida sin un rumbo claro o del todo perdidos, demostrando que en la vida se presentan oportunidades que permiten encontrar la claridad. En otras palabras que hay situaciones en el transcurso de la vida que nos sirven para reflexionar y enrumbarnos por el camino correcto.

La obra es corta, amena, graciosa y apropiada para la reflexión.

No hay comentarios:

Directorio Blogger